Captura de pantalla 2017-03-22 a la(s) 17.52.34

A ella, usar prótesis no la atrasa…

22 de marzo, 2017

Por: Diego Picado, periodista. 

Flory es la abuelita de “Sebas” un escurridizo jugador de la categoría 2007 de prospectos. Ella le ve talento a su nieto y eso es lo único que necesita como motivación para atravesar presas, andar en bus o tren, pedir “ride”, o lo que sea que tenga que hacer para darle la oportunidad de vestir los colores que aman en toda su familia: los del Deportivo Saprissa.

Hace un par de años perdió una de sus piernas debido a una complicación con la diabetes que padece. Al principio tuvo miedo, no quería ni salir de su casa. Pero la ilusión con la que corre su nieto detrás del balón la motivó a volver a los entrenamientos de “Sebas” y acompañarlo en ese sueño, el de jugar en primera con el Monstruo.

Afirma que es complicado, que en este país andar con una prótesis no es sencillo. Pero insiste que a lo largo del camino siempre encuentra personas que la ayudan a llegar a su destino. ¿Y quién quita que ese destino sea el de ver a su nieto anotando en La Cueva?, uno nunca sabe y, como ella misma repite una y otra vez, “yo no le voy a quitar la oportunidad de hacer lo que le gusta”.

Hace unos días una foto suya se volvió viral en redes sociales, un aficionado de Alajuelense twitteó que ella era un ejemplo. Flory casi no usa redes, pero su hija y muchos de sus amigos le mostraron la publicación, que asegura le hizo gracia “porque el muchacho aprovechó que yo estaba dormida para tomarme esa foto”. Ese día fue largo, se alistó como de costumbre para llevar a Sebastián a entrenar, encontró presa de camino y cambió de planes: tomó el tren. Llegaría tarde al entrenamiento pero aún así decidió llevar a su nieto. “Yo quería que el entrenador lo viera y supiera todo el esfuerzo que hizo para llegar”, dijo.

WhatsApp Image 2017-03-17 at 6.40.54 PM

Y así son todos sus martes, jueves y viernes. Se alistan, viajan en bus desde Coronado hasta San José. Luego toman un taxi a la estación del Pacífico, ahí se suben al tren que los deja en el centro de Belén. Luego otro taxi hasta nuestro Centro de Entrenamiento y finalmente, ver hora y veinte minutos de práctica de su nieto. Para después devolverse en bus a San José y que su hijo la recoja en el centro de la capital. Martes, jueves y viernes, semana tras semana, año tras año.

A ella usar prótesis no la atrasa. Fue una lección de la que aprendieron todos en su familia, la de que no hay obstáculo que no se pueda superar. Y por eso, quiere transmitirle ese valor a “Sebas”, de que en la vida “a uno no le regalan nada”.

Sin duda, un ejemplo de superación, trabajo, lucha. Y sobretodo, formación. Esa que esta institución busca que sea integral y que Flory está dándole a “Sebas”, no solo con palabras. Sino también con el ejemplo.

 

PATROCINADORES